El Congreso está llenó de curas gaticas

Luego de varios jugos dados por nuestras congresistas, que les ha dado por luchar contra la piratería, llegando a presentar proyectos ridículos –como la idea de suspender las conexiones por bajar música-, el periodista Christian Leal descubrió que aparte de ser chantas, a nuestros parlamentarios les hacen las tareas, y peor aún, con softwares piratas. Sorpréndase a continuación.   

La siguiente nota fue publicada en FayerWayer.

Para Navidad el viejo pascuero se portó especialmente mal con todos nosotros. El 24 les contábamos sobre el impresentable proyecto de ley presentado por una pléyade de “honorables” (casi todos pertenecientes a las filas del PPD (sí, ese mismo que te defiende como león (?)), denominado torpemente “Protección de la Creación en Internet” y que proponía como solución a las descargas de internet la suspensión de la conexión a la red entre tres meses y un año para los infractores.

Pues bien, como si esto no fuera lo más impresentable, el sagaz ojo del periodista Christian Leal a.k.a. El Francotirador descubrió la punta de una madeja que podría tener consecuencias inesperadas respecto de dos elementos fundamentales: dónde se redactan los proyectos de ley en nuestro país, y la coherencia de nuestros representantes en el Congreso.

De la sola revisión de las propiedades del documento de Word donde consta el proyecto presentado por los honorables fue posible detectar que el autor no era ni la secretaria de algunos de los diputados ni menos el computador personal de alguno de ellos, sino que el autor es don Guillermo Frêne, abogado del estudio Carey y Compañía. Al igual que usted, yo también pensaba que las leyes se hacían en los despachos de nuestros diputados. Y claro, no necesitamos ser muy suspicaces para entender la relación entre un proyecto de ley absolutamente desproporcionado en cuanto a sus penas y que el estudio Carey sea uno de los bufetes más prestigiosos para la defensa corporativa en temas de propiedad intelectual e industrial.

Pero claro. La sorpresa mayor vendría después. Como puede usted también apreciar, al contrario de lo que uno podría suponer, la compañía donde al parecer se desempeña el señor Frêne, no es su estudio de abogados sino que una sospechosa compañía denominada The houze!.

¿The Houze!? Como apuntó prontamente un comentarista, The Houze! es el nombre con el que se conoce la versión 6 de una distribución pirata de Windows llamada Unattended Edition, conocido mundialmente en el mundo del hampa informático como WindowsUE.

OMG, sí, además de ser impresentable, el proyecto de ley para aumentar las penas frente a las infracciones a la propiedad intelectual fue redactado con… software pirata.

Como decían por ahí, de salir el famoso proyecto de ley de desconexión a usuarios, ya saben por donde empezar…

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: