El día en que los cruzados quisieron ser barra brava

Que me perdonen mis amigos que son hinchas de la Católica. También que me perdonen aquellos que también son forofos de ese equipo, pero que los estoy metiendo en un mismo saco. Pero hay que ser muy tarado para lanzarle pilas, monedas y cuanta cosa tenían en la mano a Alexis Sánchez. ¿Qué culpa tiene el “niño maravilla” de que lo haya contratado River?

Insisto, que me perdonen, pero es que esa manga de oligofrénicos me molestaron. Fue dramático ver como sacaban a Sánchez escoltado por la policía. Para más remate, su lesión se fue al carajo cuando tuvo que apurar el paso, con claras muestras de dolor en su rostro, por culpa de esos COBARDES que tiran la piedra y después esconden la mano.

Da rabia. Da verguenza. Da de todo. Alexis es un jugadorazo, clave para la selección. ¿Qué pasa si por culpa de salir apurado se lesiona más aún y lo perdemos para los partidos de la “Roja”? Sería fatal. Sobre todo ahora que no tenemos jugadores de nivel, ya que el único que la puede romper está castigado por tirar jamones en un hotel, otro renunció porque siempre le quedó grande la camiseta y los demás no están jugando de manera regular por sus equipos.

El problema es que estos giles piensan que mientras más griten mejor jugará su equipo, pero la historia ha demostrado que el público no influye en el rival cuando este es un equipo fuerte. Ejemplo más claro es lo que pasó con Colo Colo en la Sudamericana del 2006 cuando los dirigentes de Gimnasia y Esgrima de la Plata decidieron no vender entradas a los hinchas colocolinos por los vergonzosos incidentes del partido de ida. ¿Qué pasó entonces? Colo Colo jugó de visita, en un estadio lleno con un ambiente totalmente hostil y sin ningún hincha colocolino -aunque cuenta la leyenda que habían algunos infiltrados- en las gradas. Al final Colo Colo ganó 2 a 0 sin apoyo de los hinchas.

En fin, menos mal que no pasó a mayores lo de Sánchez y ojalá que esto cambie a futuro. Debemos respetar a nuestros jugadores, está bien pifiarlo, pero no es normal que traten de lastimarlo. En realidad no es normal que alguien trate de dañar a otro por ser del equipo rival.

Para ser justo, quiero destacar a las personas que lo aplaudieron cuando salió. Da gusto ver que aún hay gente decente que sabe valorar a los jugadores que aportan al espectáculo.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: